Última actualización:
PRESENTADO EL CARTEL DE LA XXXIII EDICIÓN DEL CONCURSO DE COPLAS ANTIGUAS "EL QUINI"
15/07/2017




Reglamentos del COAC 2017
Adultos
Infantiles y Juveniles


¿QUIÉN ES? APUNTES INCOMPLETOS DE LA VIDA Y OBRA DE AGUSTÍN GONZÁLEZ RODRÍGUEZ “CHIMENEA”

Agustín González Rodríguez “Chimenea”, nace en Cádiz el 28 de octubre de 1928, en el número 41 de la calle Santo Domingo, esquina a la calle San Roque, en el mismísimo Barrio de Santa María. En este barrio marinero se crió hasta los nueve años ya que su familia se trasladaría a Extramuros, concretamente al Barrio del Cerro del Moro, fijando su domicilio en el segundo bloque, número 25. Era el primogénito del matrimonio formado por Sebastián González Díaz y Concepción Rodríguez de Lara, los cuales concibieron otros seis hijos más: Manuel, Luis, Manuela, Sebastián, Rafael y Carlos.

Agustín fue bautizado en la parroquia de Santa Cruz – Catedral Vieja -, por el padre Ventura. Con siete años de edad, ingresa en el colegio de San Martín donde permanece hasta los nueve años, en que, como hemos apuntado anteriormente, se traslada con su familia al Cerro del Moro. Al no haber colegio próximo a su domicilio, Agustín se instruye con los libros que un amigo suyo le va prestando. Cumplidos los catorce años, ingresa en el varadero de Puntales, cuyo propietario era el empresario Sr. Mariñas. En 1946 el varadero pasa a propiedad de la Empresa Nacional Bazán, donde permanecería hasta su jubilación en el año 1981.

En 1948 es llamado a filas para cumplir con su servicio militar. Su período de instrucción lo realiza en el Cuartel de Instrucción de Marinería en San Fernando, donde coincidiría con dos de los mejores músicos del Carnaval gaditano; Juanito Poce y Manolo de Palacios. El encuentro casual con estos dos personajes, haría que Agustín participara en el coro “Estampas Gaditanas”, en el año 1949 y que, una vez vivida esta experiencia, no abandonaría jamás esta afición. Como dato anecdótico hemos de añadir que Manolo Palacios, llegó a tocar la bandurria en dicho coro vestido con el uniforme de la Armada. Agustín finalizaría su servicio militar destinado como cartero en el Instituto Hidrográfico de la Marina, en Cádiz.

El 26 de Marzo de 1953 contrae matrimonio con doña Rosario Bernal Vega, en la Iglesia de San José, situada en Extramuros, cuyo enlace fue bendecido por el Rvdo. Padre Don Camilo Valenzuela, y fijan su residencia en el domicilio paterno, donde permanecen un año, para fijar su definitivo domicilio en la calle Santo Tomás número 3 bajo derecha.

Del matrimonio formado por Agustín y Rosario nacen ocho hijos, seis mujeres –Concepción, Juana, Rosario, Pilar, Eva y María José – y dos varones – Luis y Manuel – los cuales han seguido la huella carnavalesca de su padre.

Agustín recordaba con añoranza aquellas sobremesas de los domingos, allá por los años cuarenta, estando la fiesta prohibida cuando se reunía con toda la familia para cantar coplas de carnaval. Y, como él mismo afirmaba, eran los domingos porque los demás días de la semana….¡Qué hambre se pasaba!

Según nos relataba Agustín, los aficionados de entonces cantaban más en grupo; la tradición oral era absoluta y las letras a base de escucharlas y cantarlas repetidamente, se aprendían con perfección.

Su padre era un gran aficionado al Carnaval y conocía muchos tangos antiguos. Precisamente de él le viene a Agustín la afición a la fiesta. Trabajaba de botero en el muelle. Eran los tiempos cuando el muelle no tenía suficiente calado que permitiera atracar los barcos y por este motivo, se quedaban fondeados en la Bahía. Con la barca, traía y llevaba a los tripulantes y pasajeros de los buques, ganándose así la vida. Cuando no tenía trabajo, se ponía a fumar acostado en las panas del bote echando mucho humo, como si fuera una chimenea. Por este motivo se le quedó lo de “Chimenea”, pues el pasajero que precisara de su servicio, conocía al instante si Sebastián, que así era como se llamaba el padre de Agustín, estaba o no en su bote, por la columna de humo que levantaba con el cigarro.

Agustín, heredó el mote como suele ocurrir en estos casos, y así era conocido entre sus amigos y en el mundo del Carnaval.

Agustín se inicia en el Carnaval de Cádiz, en el año 1948 como componente del Coro “Estampa Gaditana”, coro dirigido por Manolo Macías, sobrino de José Macías Retes.
Como autor, se estrena en el año 1950, con la Chirigota “Los Nuevos Ricos”. Durante su vida carnavalesca compuso para todas las modalidades, coros, comparsas, chirigotas, cuartetos y romanceros. Ha sido unos de los autores que más han escrito para los Carnavales de Cádiz.

De su extensa obra carnavalesca, podemos destacar las siguientes agrupaciones: “Los Cirujanos” (1951), “El Marqués y su servidumbre” (1952), “Los Barquilleros” (1953), “Los Indios Apaches” (1954), “Los Vendedores de caballas” (1956), “Los Planetas” (1957), “Los Gitanos señoritos” (1958), “Los Bomberos Filipinos” (1961), “Los Lápices de colores” (1963), “Los Discos de circulación” (1965), “Los Caireles de España” (1967), “Los Cantores de Acapulco” (1968), “Show de Wald” (1969), “Los Brujos” (1970), “Los Cientificolándia” (1971), “Los Pitirolos” (1972), “Los Tunos Tunantes” (1973), “Los Cocineros del pan rallao” (1975), “Don Anacleto y los tres analfabetos” (1977), “Audiencia Pública” (1979), “Trigolín y las letras locas” (1980), “Mario Carmelo y sus muñecos” (1980), “Los Vampiros tajarinas” (1981), “El Alcalde de Zalamea” (1982), “Fantasía del viento” (1987).


Agustín González, ha sido sin lugar a duda, un verdadero baluarte del Carnaval de Cádiz y de sus trabalenguas. Hombre de ingenio singular, e introductor de palabras en el lenguaje carnavalesco, tales como “azanahoriado”, “agropecuario”, “gorila avellanado”, inventor de cachivaches tan singulares como el “pelachícharos”, el “partebabetas” y el “ablandacoles”, según figuraba en sus tarjetas de visita, y su célebre frase “completamente del todo”.

En sus letras ha reflejado, aparte de la gracia gaditana y su gran humanidad, todo el devenir de acontecimientos que la ciudad de Cádiz ha generado durante los últimos cincuenta años. Agustín era un autor polifacético, multipremiado, pregonero en infinidad de ocasiones, - siendo Pregonero del Carnaval de Cádiz del año 2000 - al que se le debe la célebre frase “El Carnaval de Cádiz es un periodismo cantado”.

Fue galardonado en innumerables ocasiones por parte de Peñas y Entidades carnavalescas y su propio nombre figura en algunas de éstas, tanto de la capital como de la provincia.

Aparte de todos los términos lúdicos expuestos anteriormente, Agustín en sus ratos reflexivos ha escrito versos de una calidad digna de cualquier antología poética. Citemos como ejemplo, los que le dedica a ese pescado tan gaditano como es la caballa:

¿Una tarima?
pues media docena de tablas
tres docenas de puntillas
un hombre que grita, no habla
y aunque cortito de talla,
se hace grande cuando chilla
al pregonar sus caballas:
¡Que son da kilo y mayores!
grita al medir y no falla
el pescao que resplandece
que han desembarcao en la playa,
entre secretos a voces,
mientras las rojas agallas
parecen rosas que estallan
y esparcen marinos goces.
¿Qué cuánto vale la pieza?
Pues según la temporá
hoy es pescado de nobleza
pero antes, de verdad,
por la Cuesta las Calesas
o esquina a Soleá,
pregonaban con voz gruesa
¡Tres caballas un real!
Antes era comía de pobres
no lo tome a cachondeo
como había poco cobre
ese pescaíto noble
que hoy se compra con roneo
lo llevaba el pobre hombre
pa guisarlo con fideos.
Plato fuerte como el roble
Pa chuparse to los deos.
“De la mar el mero
y de la tierra el cordero”.
Ese refrán tan antiguo
contra el mío encuentra valla:
de la tierra será el cordero
pero del mar, ¡Ay!
pero del mar… ¡la caballa!.
Asimismo, participó como otros muchos gaditanos, en el resurgir del Carnaval en el año 1949 en compañía de otros famosos autores y directores.

La Comisión de Fiestas del Excmo. Ayuntamiento de Cádiz, le concedió el máximo galardón carnavalesco, el Antifaz de Oro en el año 1973.

Agustín González Rodríguez “Chimenea”, falleció en Cádiz, el 14 de agosto de 2008.

Aula de Cultura del Carnaval de Cádiz



FUENTES: 

.- Datos extraídos del libro número 7 colección Autores del Siglo XX. Autores: José López Prats, José Vázquez Aragón y Eugenio Mariscal Carlos. Depósito Legal CA 133/02.

.- Dibujo de Juan Muñoz Durán. Gentileza de la Peña “El Molondro”

0 comentarios:

Deja tu mensaje

Entradas populares

Últimos Comentarios