Última actualización:
PRESENTADO EL CARTEL DE LA XXXIII EDICIÓN DEL CONCURSO DE COPLAS ANTIGUAS "EL QUINI"
15/07/2017




Reglamentos del COAC 2017
Adultos
Infantiles y Juveniles


¿QUIÉN ES?
APUNTES INCOMPLETOS DE SU VIDA Y SU OBRA

José Gamaza Ramírez, había nacido el 13 de Mayo de 1919 en Cádiz, concretamente en la calle Horozco número 6, en el Barrio del Mentidero. Hijo de madre jerezana y de padre asidonense. Sus primeros estudios los realizó en el colegio de La Viña, demostrando desde su niñez, unas cualidades poco comunes para la narrativa y la poesía, llegando incluso a ganar en 1934, la medalla de Oro del Colegio en un certamen literario.

Su afición al Carnaval, le viene a través de su padre, ya que éste trabajaba de camarero con Paco “El Cómico”, componente del coro “Los Anticuarios”, en la tienda del Tiriti y allí le cantaba tangos antiguos. José siempre matizaba que el clásico del Carnaval de Cádiz era Cañamaque y que había que leerlo para entender nuestra idiosincrasia. También argumentaba, que lo más genuino eran las agrupaciones, las cuales vivió desde muy pequeño asistiendo a sus ensayos o viéndolas en la Plaza de Abastos; en más de alguna ocasión comentaría: “Con apenas siete años y en los hombros de mi padre, veía en el año 1926, junto a los buzones de Correos, a “Los Esquimales Groelandeses”, de Cañamaque, y aquella vivencia me marco para toda la vida…”.

Por invitación de su amigo Manuel Merello “El Rubio del Aceite”, colabora en la letra del coro “La reaparición de Los Anticuarios” de 1954 y escribe la letra del tango: “Pongo mi alma al cantarte, región bendita de Andalucía……”, por esta letra, fue felicitado José por el mismísimo Don José María Pemán, detalle que le agradó mucho. En 1955, colabora con Antonio Clavaín en “Los Príncipes del Carnaval”, por causa de la censura se quedó en “Los Príncipes de la Ciudad”, y en “Los Relojeros de antaños” de 1956.

Nunca quiso que le llamáramos autor de Carnaval, simplemente colaborador. Hombre humilde y honrado, siempre era nombrado tesorero de las agrupaciones donde él participaba. La primera vez que aparece su nombre en un libreto, es en el año 1977 en “La Figuras de Ajedrez” (Coro al que no se le ha hecho justicia), aunque en 1965, y precisamente en una agrupación de Macías Retes, “Los Tesoros de la Tierra”, apareció su primer apellido pero invertido, aunque con un error tipográfico, ya que en vez de ZAMAGA, aparecía ZUMAGA.

El bueno de José se hizo así mismo, cuando salía de trabajar acudía todas las noches a la Escuela de Comercio, entonces en la calle Rafael de la Viesca, para sacarse el título de Perito Mercantil, más tarde y también acudiendo a clases nocturnas sacó el título de Graduado Social. Pero esto, no le impidió escribir para agrupaciones como: “Periñaca de coros gaditanos”, “Los niños del ayer”, “La Reaparición de los Mercaderes de Damasco”, “Los Santa Claus”, “Los Lápices de Colores”, “Los Gauchos Musicales”, etcétera.

En el año 1968 y a través de Manuel Rosales “Agüillo Hijo” conoce a Antonio Martín, éste le canta el pasodoble del “Tanguillo gaditano” y le gustó tanto, que dejó lo que iba a sacar por colaborar en “Los Mayordomos” donde escribe varias letras, esta comparsa le gustó tanto que siempre la recordaba. Al año siguiente vuelve a colaborar con “Aguillo” y Antonio Martín en “Los Nuevos Aristócratas” donde escribe aquél precioso pasodoble a los cargadores gaditanos. Sigue escribiendo para coros comparsas y chirigotas: “Los Tarantos”, “Los Caireles”, con el tango dedicado a Carmen Amaya, “Los Filatélicos”, “Los Payadores”, “Fantasía Rusa”, “Los Liberales de 1800”, “Una Señora Corrida”, “Casanova”, “Los Filarmónicos” del Quini, “Los Espantapájaros”, “Los Tranquilos”, “Los Músicos de Racataplán”. En los últimos años de su vida, estuvo colaborando con el coro de Fernando Migueles y José Marchena, “ Teatro Circo Gaditano” lo hizo entero, “Puerta del Mar”, “Camelot”, “Pasaje a la India” y “¡Que no pare la música!”.

Tenía predilección por Antonio Martín, del cual decía que era uno de los mejores autores del Carnaval. El había colaborado con grandes autores y a todos los respetaba, siempre decía que el mérito era de ellos de A. Clavaín, Ramón “Fletilla”, Gustavo Rosales “Aguillo Padre”, Manuel Rosales “Aguillo Hijo”, Manolo Bravo, El Quini, Miguel Villanueva, Enrique Laínez, Fernando Migueles, José Marchena y un largo etcétera.

Escribió para un cuarteto “Pájaro que vuela a la cazuela” y para varios romanceros entre ellos: Yo Claudio y Cádiz con acento.

Fue propuestos por los coristas y comparsistas para el Antifaz de Oro en el año 1979, pero fueron elegidos en aquella ocasión: Enrique Villegas, José Rodríguez “El Sopa” y Francisco Barroso “El Astro”.

José, se fue para siempre un día de Septiembre de 1992, cuando finalizaba su verano gaditano. Meses antes, su Coro le hacía un bonito homenaje de agradecimiento y reconocimiento por su entrega y dedicación. Él se merecía ese homenaje porque le entregó todo lo que llevaba en su alma a la fiesta más grande de Cádiz, El Carnaval.
Como decía Antonio Machado: “Moneda que está en la mano/ quizás se deba guardar/ Pero lo que está en el alma/ se pierde si no se da. Y él no dejó que se perdieran, se las entregó a su tierra, a sus gentes, a su Cádiz del Alma.

Aula de Cultura del Carnaval de Cádiz

1 comentario:

  1. Marta Ginesta 6.9.11

    Era mi abuelo, ¡Qué grande!. Me he emocionado

Deja tu mensaje

Entradas populares

Últimos Comentarios