Última actualización:
PRESENTADO EL CARTEL DE LA XXXIII EDICIÓN DEL CONCURSO DE COPLAS ANTIGUAS "EL QUINI"
15/07/2017




Reglamentos del COAC 2017
Adultos
Infantiles y Juveniles


Si me preguntan que chirigota obtuvo el primer premio en su modalidad en el año ochenta, quien se alzó con el premio “Coplas para Andalucía” diez años después o que componentes formaban la agrupación de La Mar de Coplas, no daré respuesta exacta, aunque para dejarlo claro solo habrá que esperar un poco de tiempo tras el trabajo que está llevando a cabo el Aula de Cultura del Carnaval de Cádiz.
Sinceramente del carnaval, ese que te engancha por bueno y por malo; ese lleno de puñaladas traperas; de falsos abrazos; de medallas autoimpuestas; de en ocasiones mucha parafernalia y poco contenido; de amores y desamores que en el también forman parte, solo me quedo con sus letras, esas que te hacen pensar, que te hacen sentir, de esas firmadas por personas anónimas que dejan patente un año tras otro y así llevan más de un siglo. No se como se llaman los amantes que describió Martínez Ares, pero “recuerdo que era mayo por la plaza España”; ni tampoco si Paco Alba se sentó en el Balneario de Nuestra Señora de La Palma y del Real, cuando nos dijo que “No es que la luna tenga luz de plata”; o porque “Cádiz es mujer con dos novios prendaos de su talle”, como bien firmó un buscavida de San Vicente y si al final pudo o no representar Enrique Villegas “a la piedra los erizos, a la piedra los camellos y a la llamada encerrá”.
Son letras que se quedan, que permanecen quietas pero no inquietas en las rendijas de nuestro recuerdo y se tararean, se cantan sin saber como se empieza o como se termina. Y es que cada una de esas letras, cada una de esas palabras que solas no dicen nada, pero juntas se juntan para cobrar vida, es lo que después de tantos ensayos, afinaciones, puesta en escena y actuaciones es lo que queda.
Para el que esto escribe, todo lo demás es secundario y todo con esas letras son las que al final, en el trasfondo de todo, sitúan a una agrupación en lo más alto de todo, independientemente de lo que pueda decidir un jurado, doctores tiene la Iglesia.
Como dice el título me quedo con tus letras, esas que no se olvidan, esas que pasarán de generación en generación.
Esta es mi opinión y sin tener “por las nubes el colesterol, tengo la tensión al diecisiete,
pero es que a mi me entra un nerviosismo por el cuerpo que el que no diga ole…lo respetamos”.

Raúl Delgado García

0 comentarios:

Deja tu mensaje

Entradas populares

Últimos Comentarios