Última actualización:
PRESENTADO EL CARTEL DE LA XXXIII EDICIÓN DEL CONCURSO DE COPLAS ANTIGUAS "EL QUINI"
15/07/2017




Reglamentos del COAC 2017
Adultos
Infantiles y Juveniles

¿QUIÉN ES?
APUNTES INCOMPLETOS DE SU VIDA Y SU OBRA


Manuel de Agustín López “El Carota”, había nacido en San Fernando el día 2 de Agosto de 1924 en el barrio de la Casería de Ossio. Su infancia la pasó entre la Isla y Cádiz, ciudades que amaba con toda su alma. En 1931, tras el fallecimiento de su padre y cuando contaba siete años de edad, ingresa en régimen de internado en el Colegio Valcárcel, sus primeros años en Cádiz, le sirvieron para conocer las costumbres gaditanas, su Semana Santa, su folclore, su Caleta…etcétera. Vive los carnavales de la República, desde la observación de un niño de doce años, carrozas con grandes coros, chirigotas alegres y bullangueras, tríos y cuartetos con “ange y gracia pa rabiá”, le marcaron para toda su vida. “Los Pamplis” de 1935 le impresionaron tanto, que en más de una ocasión comentó: “Siempre he sentido un gran respeto por el Coro y por el Tango”. Pero sus recuerdos más agradables serían para las chirigotas y los cuartetos, entre ellos uno de Manuel López Cañamaque, ¿Vamos a desarmarnos? De los Salinas, Pepete, Belicas y El Moris, auténticos artistas de la improvisación, geniales parodistas. Es en estos años treinta, cuando se afianza estos grupos, llegando los Organizadores del Concurso Oficial de Agrupaciones a crear premios para esta modalidad.

Tras el estallido de la Guerra Civil en el verano de 1936, el Carnaval quedó prohibido en toda España.

En la década de los cuarenta, algunos antiguos coristas y chirigoteros, se reunían en tiendas y cantaban viejas coplas para mantener la llama encendida de nuestro folclore. Los domingos por la mañana lo hacían en “El Pasiego” allí se congregaban buenos aficionados entre ellos el bueno de Manolo, que iba para escuchar los tangos y cuplé de antaño.

En los años cincuenta, ingresa en el Cuerpo de Consumistas, desempeñando su cometido en el fielato de Cortadura hasta su desaparición, por tal motivo, es trasladado al Ayuntamiento donde hace funciones de bedel.

Sus comienzos en el Carnaval lo hace colaborando junto a Agustín González Rodríguez “Chimenea” en la chirigota “Los Cirujano” de 1951, durante la década de los cincuenta escribe para buenas agrupaciones: “Los Astrónomos” 1952, “Los Dementes Caprichosos” 1953, “Los Marinos del Congo” 1954, “Los Músicos de Villaguasa” 1957, “Los Antropófagos” 1958, “Los Últimos de Pernambuco” 1959, “El Profeta Makoki y su secta del Mont Blanc” 1961.

Sería a partir de 1962 cuando, a invitación de Pedro Serrano “El Chicla”, saca el cuarteto “Los tres baturros sin el burro”. A partir de esta fecha va alternando esta modalidad con la de chirigota. En 1963 saca el cuarteto “El Abuelo y sus nietos”. Su gracia innata, con una gran capacidad de improvisación hacían que sus cuartetos tuvieran un “ange” y una gracia especial. En el trío “Macanudo, Terremoto y Pepe Cerrojo” de 1964, le acompañaba dos auténticos cuarteteros: Pedro Serrano “El Chicla” y Pedro Picón Reyes, este trío formó una revolución en el panorama carnavalesco de la época, le siguieron otros cuartetos como: “

Dartacán y los tres mosqueteros” 1965, “Los Beatles de pueblos” 1967, “Los cuatro brutos del regimiento” 1968, “Los Niños de la lotería de 1800” 1971, “El Moro Juan y sus nietos” 1972, “Luis Ricardo y su conjunto” 1978, “Los Desertores de las Malvinas” 1984, y Chirigotas “Los Chicucos de Villacarriedo” 1973, “Los marinos del María sin fondo” 1974, etcétera.

Sus cuartetos y chirigotas eran esperados por el público. La censura no le importó nunca. Cantaba lo que le apetecía, por cuyo motivo en más de una ocasión fue llevado a Comisaría. El 5 de febrero de 1978 declaraba a Diario de Cádiz, “Es imposible que ninguno de nosotros pueda asustarse, porque el que más y el que menos ha ido a la prevención más de una vez por cantar cosas que, decían, no debíamos, cuando en realidad era lo que más quería la gente”.

En 1976, le fue concedido el máximo galardón del carnaval, el Antifaz de Oro. Manolo fue el creador de un estilo nuevo de cuartetos. Sus repertorios se componían de cuplés y popurrits, incluyendo, a veces en estos últimos, entre músicas, una pequeña parodia improvisada. Se acompañaba de dos cáscaras de coco que hacía sonar para dar la introducción a los cuplés. El quería hacer reír siempre y comentaba: “Hasta que me muera. Y cuando llegue ese día no quiero tristezas. A mi entierro que vayan los comparsistas con el bombo, la caja, los pitos. Porque se había muerto un comparsista que así lo deseó”. El 3 de Junio de 1995, sus amigos estuvimos en su entierro, pero ninguno cumplimos lo que él deseaba, porque la tristeza de su muerte, nos apagó las risas que él tanto nos había dado.

El Aula de Cultura del Carnaval de Cádiz.


FUENTES: 
.- Datos extraídos del libro número 11 colección Autores del Siglo XX. Autores: José López Prats, José Vázquez Aragón y Eugenio Mariscal Carlos. Depósito Legal CA 22/07.

.- Dibujo de Juan Muñoz Durán. Gentileza de la Peña “El Molondro”

0 comentarios:

Deja tu mensaje

Entradas populares

Últimos Comentarios